RECIBE NUESTRA ULTIMAS NOTICIAS

Suscribete a nuestro boletín de noticias y recibirás nuestras ultimas actualizaciones

El corsé, esa prenda que trajo de cabeza a las féminas del XIX, ha vuelto, y lo ha hecho de mano de la madrina mundial de tendencias como el coutouring o las boxer braids. Kim Kardashian, la mujer con las curvas más prominentes del celuloide, sabía que nadie pasaría por alto sus fotos en Instagram presumiendo de cintura de avispa gracias al uso de una faja reductora. Moda a la que rápidamente se apuntaron sus hermanas Khloé, Kourtney y recientemente Kylie, además de otras celebs como Lindsay Lohan, Jessica Alba o Amber Rose, y de la que nació el «waist training», pero ¿de qué se trata exactamente?

El «waist training», «tighlancing» o entrenamiento de cintura es un método que busca moldear la zona comprendida entre las caderas y la caja torácica con el trabajo de abdominales frontales y oblicuos realzando las curvas naturales del cuerpo femenino y consiguiendo esa ansiada figura de reloj de arena con la ayuda de un corsé o una faja que comprimen el contorno.

La más famosa de las Kardashian comenzó a usar la faja moldeadora tras dar a luz presentando el método en las redes sociales como el «gran milagro anti-kilos». Obviamente los resultados saltan a la vista pues tan sólo con ponértela la figura parece más moldeada a causa de la compresión, otra cuestión es si realmente funciona y si su solo uso estimula de verdad la pérdida de peso. #Nophotoshopnecessary escribía Kim en Instagram.

La faja o corsé, según las reglas del «waist training», debe ponerse para practicar deporte (aunque ya se está empezando a abusar y son muchas las famosas que la ocultan bajo sus modelitos de alfombra roja y street style) para conseguir progresivamente la disminución de diámetro de su cintura. Pero hay que tener en cuenta ciertos aspectos importantes, el primero es que la faja es tan sólo un complemento que aumenta los beneficios de seguir una dieta saludable y de practicar ejercicios. No olvides la regla de oro para un cuerpo perfecto: 70% alimentación, 30% ejercicio. Así que de fajas milagro nada de nada.

No se reduce cintura sólo poniéndote la faja o el corsé sino comiendo bien y realizando entrenamientos metabólicos e interválicos junto a trabajos específicos de abdomen y cintura. Es más, su uso no facilita la pérdida de grasa sino de agua corporal al elevar la temperatura y hacer que el cuerpo sude más. Los líquidos los recuperaremos fácilmente tras beber agua y no influirá en nada en la pérdida de peso.

Diferentes tipos, un mismo objetivo
Reducir la cintura es lo que persiguen todas las chicas que apuestan por el nuevo método de adelgazamiento de las estrellas. Pero existen distintos modelos para conseguirlo. Lo importante es que cuenten con forro interior, aunque las Kardashian por ejemplo lo usan con camiseta de algodón debajo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, usted acepta nuestro uso de cookies.

No hay productos en el carrito.

WhatsApp chat